Pepi Díaz Deltell - Entre 2 Mundos
489
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-489,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Pepi Díaz Deltell

Pepi-Díaz“Siempre he vivido experiencias misticas”

Siempre me han pasado experiencias místicas, videncias, viajes astrales, etc., pero es a partir de los seis años que las recuerdo. Fue a raíz de una fuerte depresión que empecé a asistir a médicos. Cómo a estos no podía hablarles de mis experiencias porque no me iban a creer, empecé a ir a todo tipo de terapeutas. Pasé muchos años buscando que alguien me ayudara a entender realmente lo que me pasaba y a enseñarme a darle significado. Los terapeutas daban el significado a mis experiencias y me decían que era lo que tenía que hacer.
Lo que me decían era totalmente distinto lo uno, de lo otro. Durante la vida he pasado por numerosas personas y ninguna me ha dado confianza.
Algunas veces si he hecho lo que me decían y siempre me ha ido mal. Hoy en día solamente yo sé el dinero y el tiempo que he perdido. Y lo peor de todo son las sugestiones erróneas que he adquirido, que para poder borrarlas definitivamente de mi cabeza me ha costado lo mío.

 

“Sé tu misma quién encuentre las respuestas a tus preguntas”

 

Hasta que llegué a Jerónimo que tras recibir unas terapias y aclararme muchas dudas, me dio seguridad para depositar mi confianza en él. Cuando le conocí, me llamó la atención cuando me dijo que yo tenía que tener personalidad para no dejarme manipular, ni guiar por nada, ni nadie. Y que debía de ser siempre yo misma. Y que siempre es bueno escuchar las ideas y los consejos de los demás, pero para tomar una decisión tenía que analizarlo todo muy bien y por último, hacer siempre uso de mi propio criterio. Me iba a enseñar a saber cómo tenía que trabajar, preguntando y analizando cualquier experiencia que me pasara en la vida y me advirtió que lo tenía que realizar sola y únicamente yo porque eran mis experiencias, y si la otra persona las analizaba, siempre sería desde el punto de vista de la otra, por ello nunca acertarían en su conclusión y nunca me iría bien en la vida. Me enseñó que fuese material o mística la experiencia, yo sola debía darle su significado y extraer de ello una información importante en ese momento para facilitarme la vida y saber qué camino tengo que escoger.

A partir de entonces cogí confianza en mí y até muchos cabos sueltos que existían en mi vida y empezamos a trabajar juntos. Ahí comprendí todo sobre el mundo espiritual y entendí que el mundo material y el espiritual van unidos. Llevamos nueve años estudiando y trabajando paralelamente en los que cada día emprendemos algo nuevo.

Cuando me propuso crear la asociación no lo dudé porque era un buen proyecto para poder ayudar a todas las personas. Especialmente, a las que estaban pasando por una situación similar a la mía. Para poderles abrir los ojos y advertirles de lo que existe en el mercado para que no caigan en las garras de las personas que trabajan mal. Aunque también hay profesionales que trabajan bien, pero es muy complicado dar con ellos.

“Surgió la idea de trabajar juntos”

Cuando Jerónimo me propuso crear la asociación no lo dudé porque era un buen proyecto para poder ayudar a todas las personas. Especialmente, a las que estaban pasando por una situación similar a la mía. Para poderles abrir los ojos y advertirles de lo que existe en el mercado para que no caigan en las garras de las personas que trabajan mal. Aunque también hay profesionales que trabajan bien, pero es muy complicado dar con ellos.